LA UNIÓ pide a Elena Cebrián que traslade al Ministerio de Agricultura la necesidad de redistribuir las ayudas de la PAC priorizando la agricultura profesional

LA UNIO - 27 Jul, 2018

Antes del 1 de agosto el Ministerio debe comunicar a Bruselas sus modalidades de definición del agricultor activo para 2019

El Ministerio de Agricultura dispone hasta el próximo 1 de agosto para comunicar a la Comisión Europea las modalidades que propone para la definición de la figura del agricultor activo dentro de las ayudas directas de la PAC para los próximos años 2019 y 2020, donde existe la posibilidad de cambiar la situación actual que ha favorecido a los grandes perceptores y a los agricultores de “sofá” en la Comunitat Valenciana.

LA UNIÓ de Llauradors, ante esa situación, ha instado a la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, a que traslade al ministro Luis Planas -en la reunión que mantendrán en Madrid el próximo martes- la necesidad de establecer como beneficiarios de las ayudas directas de la PAC prioritariamente a los agricultores y ganaderos que obtengan de la actividad agraria como mínimo el 25% de sus ingresos totales, preservando también a los agricultores a tiempo parcial para salvaguardar así a los sectores sociales del mundo rural mediante una franquicia de 1.250 euros para continuar siendo beneficiario de las ayudas directas de la PAC.

LA UNIÓ pide la mediación de la consellera al respecto para que defienda los intereses de una parte importante de los agricultores y ganaderos de la Comunitat Valenciana, pertenecientes a esta Organización, a los que de una forma sectaria niega la interlocución el ministro Luis Planas desde su entrada al Gobierno, poniendo de manifiesto una actitud discriminatoria y de falta de transparencia y diálogo prometido por el nuevo gobierno del PSOE para el sector agrario.

A juicio de LA UNIÓ, una revisión de la definición de agricultor activo en los términos propuestos permitiría redistribuir las ayudas en favor de los profesionales, los más implicados y con más vocación de permanecer en la actividad y en el medio rural, de acuerdo con los objetivos de la PAC. En este sentido, cabe recordar que aproximadamente un tercio de los beneficiarios valencianos han perdido sus ayudas de la PAC por no llegar a los 300 € y que con la propuesta de LA UNIÓ no se hubiesen perdido por la función social que ejercen estos agricultores.

La introducción de esos filtros representaría un reparto más equilibrado de los apoyos públicos hasta la entrada en vigor de la nueva PAC, simplificaría la implementación del nuevo mecanismo en el futuro y, en caso de los casi seguros recortes de las asignaciones para España -que nuestra organización rechaza de pleno- permitiría mitigar los efectos sobre los agricultores y ganaderos cuyos ingresos dependen en una medida significativa de la actividad agraria.

Cabe señalar que la figura de agricultor activo es fundamental para determinar los titulares de explotaciones agrarias perceptores de los pagos directos y otras ayudas previstas en los mecanismos de apoyo de la PAC. Los constatados desequilibrios históricos en el reparto de las ayudas han conducido a la Comisión Europea a plantear una revisión de estos mecanismos en la reforma de la PAC, actualmente en debate, y ha posibilitado al Gobierno español una oportunidad para corregir esta situación.

La aplicación de la figura de agricultor activo y de los pagos directos, que se decidió en 2013, ha permitido la creación de condiciones artificiales para beneficiarse del sistema de ayudas, pues ha favorecido a los grandes receptores (por encima de los 150.000 euros anuales), en detrimento de los modestos (por bajo de los 5.000 euros) y ha permitido a los "agricultores de sofá", gracias a una regulación contraria a la normativa de la UE, eludir los mínimos que los excluirían del sistema de pagos directos.