LA UNIÓ denuncia una presunta venta a pérdidas de leche a través de la plataforma de Amazon 

LA UNIO - 27 Feb, 2019

El gigante electrónico ya entra también en la venta a pérdidas

LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders ha presentado una denuncia ante la Dirección General de Comercio y Consumo de la Generalitat, al igual que han hecho otras organizaciones territoriales de la Unión de Uniones en sus respectivas comunidades autónomas, sobre una presunta venta a pérdidas de leche detectada a un vendedor que distribuye a través de Amazon.

Ha puesto en conocimiento de la autoridad competente de la Comunitat Valenciana la campaña realizada por el vendedor GALEVINUM, que comercializa a través de la multinacional Amazon.

Esta empresa ha lanzado al mercado online una agresiva oferta que lleva a pensar que se trate de venta a pérdidas. Entre las marcas se encuentran referencias como Leche Pascual o Leche de Central Lechera Asturiana, ofertadas a 0,50 €/litro.

LA UNIÓ considera que este producto es de primera necesidad y esta oferta detectada podría incurrir en una práctica de banalización de la leche en el ámbito de la distribución.

La organización pide la actualización de la normativa en vigor que garantice la transparencia en la formación del precio y, de ser necesario, de la Ley de Ordenación del Comercio Minorista, ya que cada vez son más los consumidores que se decantan por la compra online donde el productor vuelve a ser el eslabón más débil de la cadena.

El ganadero podría estar pagando la campaña de su bolsillo

Ante estas prácticas empleadas por los diferentes distribuidores, LA UNIÓ tacha de inservible el Acuerdo Lácteo para la Estabilidad y Sostenibilidad de la Cadena de Valor del Sector de Vacuno de Leche, firmado en el 2015, y cuyo objetivo era comprometer a los firmantes a trabajar por la estabilidad y creación de valor a lo largo de la cadena y por lograr precios sostenibles y remunerados en cada tramo de la misma.

LA UNIÓ considera que queda claro que la distribución sigue utilizando la leche como producto reclamo como también hace con las frutas. “Las buenas intenciones de las diferentes partes de la cadena de valor no sirven para nada si el ganadero sigue siendo el pagano y debe pagar de sus bolsillos las campañas publicitarias de la gran distribución”, afirman desde LA UNIÓ. “Los lineales, sean físicos o digitales, parece que siguen haciendo malas prácticas. Además, un gigante como Amazon puede llegar a romper todos los esquemas de la cadena alimentaria como se entendía tradicionalmente, perjudicando aún más al productor”, añaden.