LA UNIÓ denuncia una caída del precio en origen del ovino-caprino de más del 9% en el transcurso del último año

LA UNIO - 30 Nov, 2018

Insta a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia a que investigue si se están produciendo prácticas anticompetitivas en este sector, sobre todo con la proximidad de la época navideña

LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders alerta de la caída del 9% en los precios en origen del ovino y caprino durante el último año que padece una situación de crisis prolongada desde hace cinco ejercicios y agravada durante los tres últimos.

A este hecho, además, se añade la tendencia al alza del coste de las materias primas para alimentación para el ganado, lo que hace que muchas explotaciones no puedan subsistir.

La organización, de acuerdo con una de las Lonjas de referencia como es la de Ebro, ha detectado que el precio ha disminuido el 9% entre octubre de 2017 y octubre de 2018, pasando de 5,69 euros por kg vivo a 5,19 euros por kg vivo en animales de 11 kg, mientras que el precio medio del cordero de 25 kg ha pasado de 3,47 euros por kg vivo a 3,15 euros por kg vivo.

LA UNIÓ insta a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia a que investigue si se están produciendo prácticas anticompetitivas en este sector, sobre todo con la proximidad de la época navideña. En este sentido, si bien en estas fechas en las que, junto a Semana Santa, la demanda y el precio aumentaba tradicionalmente, en los últimos años no ha sido así y el sector ganadero no ha percibido mejores precios por sus productos.

“Hay que analizar si los bajos precios pagados al productor, y más en estas fechas, responden a razones de mercado, a pesar de la baja oferta en origen y los altos precios con que el producto llega al consumidor”, señalan desde la organización que demanda transparencia y la creación de un Observatorio de Ovino y Caprino para que estas situaciones se den lo menos posible.

Con respecto al etiquetado, la organización considera que es necesario hacer cumplir la normativa que establezca la trazabilidad del producto y a poner en valor la carne de cordero y cabrito, ya que la producción del país, reconocida como de calidad superior frente la de otros países, se encuentra en inferioridad de condiciones si no se puede diferenciar del resto. LA UNIÓ pide las autoridades competentes que hagan cumplir la obligación de etiquetar esta carne y evitar así el fraude ante el consumidor.

Por otro lado, LA UNIÓ señala que la situación en el sector es tal que no consigue poder cumplir con los requisitos, ligados a la producción, que se encuentran adscritos a las ayudas europeas asociadas a los sectores en riesgo de extinción y abandono. En este sentido, pide que el mínimo de 0,6 por madre reproductora vuelva a ser del 0,4, y que se incluya la reposición, ya que la mayoría de los rebaños en extensivo no pueden cumplir. Igualmente, por parte de la leche, solicita que se vuelvan a los 60 litros de leche de oveja -en lugar de los 80 l.-y a los 100 l. de cabra en lugar de 200- y que sean unas ayudas que basadas en la realidad del sector.