LA UNIÓ de Llauradors muestra su apoyo a una campaña de productores para que no se venda la cosecha de caqui por debajo de 0,35 euros/kg

LA UNIO - 26 May, 2020

Tras los resultados catastróficos y los movimientos especulativos estos productores apuestan por la dignidad y justicia en las cotizaciones

LA UNIÓ de Llauradors muestra su apoyo a una campaña informativa en la cual una serie de productores de caqui de la Comunitat Valenciana expresan su intención de no vender en el campo su próxima cosecha por debajo de 0,35 euros/kg, con el objetivo final de concienciar al resto de la necesidad de obtener un precio justo.

Los agricultores muestran su hartazgo tras los malos resultados de las últimas campañas y, sobre todo, de la pasada donde las cotizaciones han sido ruinosas hasta el punto de considerarse como la peor de la historia, con unos precios un 60% más bajos que la anterior que ya había sido muy mala. 

Cabe señalar que por ejemplo en las últimas semanas de noviembre y primeras de diciembre, fechas clave de la campaña, el precio que recibía un productor era de 9 céntimos por kg, muy lejos de los costes mínimos de producción.

De este malestar latente entre los productores surge esta campaña, tras ver como un pequeño grupo de operadores especuladores desean controlar toda la cadena del caqui y no dejar prácticamente nada para los agricultores.

Además, los costes de producción en este cultivo han aumentado en los últimos tiempos debido sobre todo a las plagas y enfermedades y la falta de productos fitosanitarios adecuados para hacerles frente debido a las restricciones europeas, condicionantes que han mermado el rendimiento productivo de la fruta.   

En uno de los videos un agricultor llega a señalar que “no piensa regalar ni sus conocimientos, ni el fruto de su trabajo ni mi dignidad como agricultor. Este año quien quiera caqui tendrá que pagar un precio justo por ello”.

En otro una productora indica que “el caqui nos ha permitido vivir con dignidad de nuestro trabajo hasta ahora, pero ya se ha empezado a especular y pretenden que vendamos por debajo de los costes de producción.